Biografía de Diego Thompson

Diego Thompson nació en 1788 en el puerto de Creetown al suroeste de Escocia. En ese pueblo que vivía del mar, el joven Diego pensaba mucho en los países de ultramar. Miraba a los soldados ingleses que pasaban por su pueblo rumbo a Irlanda. Escuchaba a los aduaneros que relataban su lucha con los contrabandistas franceses. Se fijaba en los barcos que llevaban emigrantes de esa zona a Nueva York y a Canadá.

Su padre fue director escolar y por muchos años secretario del consistorio de la iglesia presbiteriana, de manera que creció en un hogar donde había una relación estrecha entre la educación pública y la Biblia.

Durante unos años fue copastor de una Iglesia Bautista en Edimburgo, llegó a Buenos Aires (Argentina) en 1818 en un viaje desde Liverpool que duró tres meses, como representante de la Sociedad Bíblica Británica y del sistema educacional de Lancaster (1788-1838). Fue bien acogido por el Gobierno y al principio incluso por la misma Iglesia Católica Romana.

Al mismo tiempo que fundaba escuelas del tipo lancasteriano, se ocupaba en hacer circular las Sagradas Escrituras. En julio de 1821 se trasladó a Chile donde fue bien recibido por el general Bernardo O’Higgings y los ministros del Estado.

En julio de 1822 desembarcaba en Callao para establecer escuelas en el Perú. Cuando fue a ver al general José de San Martín, éste le abrazó y al día siguiente el propio libertador de América le visitaba particularmente en su humilde estancia.

También fue amigo de Bolívar, Monteagudo y Bernardino Rivadavia. La independencia de América debe mucho a sus buenos servicios.

El día 6 de julio de 1822 un decreto de la Gaceta ordenaba a los frailes de Santo Tomás ceder a Thompson un gran convento para utilizarlo como escuela. Al mismo tiempo vendía la Biblia. En dos días vendió 500 ejemplares en Lima y dicen que fácilmente habría podido vender 5.000.

También visitó muchas ciudades de Ecuador y Colombia. La Sociedad Bíblica de Londres le encargó visitar México, lo que hizo en 1827. No querían dejarle vender sus Biblias por no contener los libros apócrifos, pero un día —explica— tuvo el gozo de ver 24 mulas cargadas de Biblias dirigirse a Veracruz. Los obispos empezaron a lanzar edictos contra la venta de Biblias protestantes que no fueron aplicados hasta que una revolución puso en el poder al partido clerical en 1830, en vista de lo cual Thompson dejó México.

En 1833 lo hallamos en Puerto Rico; en 1837, en Cuba, y así sucesivamente va recorriendo todas las Antillas. En 1842 intentó de nuevo trabajar en México, pero hallando dificultades insuperables, se dirigió a España a cuya evangelización desde Gibraltar dedicó el resto de su vida.
Murió en Londres el 25 de Febrero de 1854, a los 66 años.
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados