Reflexiones Cristianas - La felicidad no se vende

El dueño de una cadena de hipermercados, al ser consultado por un periodista sobre su política y sus proyectos, respondió: «Tenemos que ganar la confianza de nuestros clientes… Lucho por la felicidad de la gente que viene a comprar a mis negocios. Para ello quiero ofrecerles nuevos servicios que van desde el lugar de oración hasta la clínica médica… Comprar, consumir, encontrarse con otros, cultivarse, cuidarse, orar… Quiero satisfacer estas necesidades… Quiero monetizar la felicidad, comercializarla».

Pese a la introducción insólita de la oración en esta lista de productos de consumo, ¡Qué desesperante materialismo! Pretender comprar o vender la felicidad es confundirla con el confort e ignorar las necesidades del corazón.

El hombre tiene sed de una paz interior, y para saciarla necesita una seguridad que nadie puede venderle. Sólo Jesús puede ofrecer la verdadera felicidad, y es gratis. No la ofrece por medio de condiciones de vida más favorables, que sólo aportan un frágil, temporal e inseguro equilibrio.

Es necesario confesar este estado de insatisfacción permanente, de oposición más o menos consciente a Dios, y volverse a Jesús. Él murió en la cruz para borrar nuestros pecados, resucitó, y ahora está vivo en el cielo. Al tomar nuestro lugar bajo el juicio de Dios, pagó el precio por nuestra felicidad presente y eterna. “Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos” (Romanos 4:7).

Si alguno tiene sed, venga a mí (Jesús) y beba. – Juan 7:37.

El que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. – Apocalipsis 22:17.
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados