Comer fresas reduce perdida de memoria

Comer fresas, cerezas, arándanos y otras frutas del bosque ayudan a mantener la agudeza mental y a reducir la pérdida de memoria, afirma un estudio. Los investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres en Boston, Estados Unidos, encontraron que el alto consumo de estos productos, que son ricos en compuestos antiinflamatorios y antioxidantes, puede retrasar unos 2,5 años el deterioro cognitivo que ocurre con el envejecimiento.

El estudio, que involucró a más de 121.000 mujeres, aparece publicado en Annals of Neurology, la revista de la Asociación Neurológica Estadounidense.
Se sabe que las frutas del bosque son alimentos que ofrecen muchos beneficios para la salud.

Pero este estudio, afirman los investigadores, es el más amplio y más largo que se ha realizado sobre este vínculo.
Los estudios pasados han mostrado, por ejemplo, que los arándanos, en particular los azules, son considerados "superfrutas" por su extraordinario nivel de flavonoides.
Antioxidantes y antiinflamatorios

Los flavonoides son compuestos que se encuentran de forma natural en los vegetales y tienen poderosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
Se cree, por ejemplo, que estas sustancias son capaces de prevenir la oxidación, una reacción química que puede dañar o matar a las células.

Como este proceso de estrés oxidativo parece ser una parte esencial en muchas enfermedades, desde hace tiempo los investigadores estudian a estos compuestos por su potencial tratamiento para varios trastornos, incluido el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Los expertos creen que los procesos de estrés e inflamación contribuyen también al deterioro cognitivo y que incrementando el consumo de flavonoides se pueden mitigar esos efectos perjudiciales.
Hay una variedad de alimentos, en particular frutas y verduras, que contienen altos niveles de antioxidantes, pero se ha descubierto que las frutas del bosque son fuentes particularmente ricas.

La nueva investigación confirma ahora los beneficios de las frutas del bosque en el retraso del deterioro cognitivo que conduce al Alzheimer y otras demencias.
Los estudios han demostrado que nuestras capacidades cerebrales, que incluyen el razonamiento, la memoria y la comprensión, comienzan a deteriorarse desde los 45 años.

Por eso, dicen los expertos, cualquier medida que ayude a reducir el riesgo de desarrollar demencia más tarde en la vida es positiva.
Según la doctora Devore "nuestros hallazgos tienen implicaciones importantes de salud pública porque incrementar el consumo de frutas del bosque es una modificación dietética simple para reducir el deterioro de la memoria en los adultos mayores".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 35 millones de personas viven con demencia en el mundo y el número se duplicará en el 2030. FUENTE: BBC
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados