Noviazgo Cristiano - El noviazgo a la luz de la Biblia

¿Debo esperar que Dios me mande mi pareja, o debo buscarla yo mismo? Al plantear esta doble pregunta, surgen otras más. Veamos por lo menos 2 básicas:

• Si Dios me la va a mandar, ¿Cómo sabré quién es la persona enviada? En la Biblia, y en la experiencia de algunas personas, se ha demostrado que el hecho de depender 100% de Dios para recibir la pareja ES LA EXCEPCIÓN Y NO LA REGLA . Casos excepcionales, como el de Rebeca para Isaac.

• Si es que somos nosotros los que debemos escoger, ¿Hay alguna manera de estar seguros de no equivocarnos? Esto sucedía también en algunos casos en los tiempos Bíblicos. Jacob escogió a su esposa, entre otros casos.

Pero EN VERDAD NOS SORPRENDERÍAMOS al saber cuál era la regla en los tiempos bíblicos: Con mucha frecuencia los padres escogían la pareja de su hijo, y el compromiso se hacía ENTRE LOS PADRES, y no con los jóvenes. Según los estudiosos de la Biblia, la edad normal de casamiento eran los 14 años para los varones, y los 12 años para las mujeres. Lea, por ejemplo, 1 Co. 7:36, lo cual muestra la autoridad del padre para el casamiento de las hijas, principalmente.

La Biblia no da "reglas" a seguir, ni aconseja tal cosa como "espera a tu pareja". Más bien, esto es un indicio de lo siguiente:

1. El noviazgo, como tal, debe ser considerado como algo serio, y como la antesala del matrimonio.

2.
Aunque no hay "reglas", sí hay principios que nos orientan en cuanto a relaciones sentimentales se trata.
a. Dios nos creó con la capacidad de amar y ser amados. Esa capacidad empieza a despertar en la adolescencia. Gn 1:27 dice que somos creados a imagen y semejanza de Dios.
b. Una de las bendiciones de la creación es la libertad de decisión. En Cristo, esa capacidad se refuerza. Dios espera que la usemos con responsabilidad. Gál. 5:13.
c. El escogimiento de la esposa para Isaac nos da el principio de la dependencia y la búsqueda de la voluntad de Dios. Gén. 24:12
d. Otro principio importante, derivado del mismo pasaje, es el hecho de la afinidad de la pareja, que bien puede interpretarse como ser de la misma fe (vs.1-4). Este principio parece estar reforzado por la enseñanza paulina de "no unirse en yugo desigual con los incrédulos", según 2 Co. 6:14ss, aunque este texto no habla precisamente de las relaciones sentimentales, sino de Santidad vs. contaminación espiritual.

- Hay algunos casos registrados en la Biblia donde no se cumple este principio de la afinidad espiritual (ser de la misma familia de la fe), y parece ser que Dios estuvo de acuerdo. c.p.e. José, hijo de Jacob, quién se unió con una egipcia, hija del sacerdote de On, dios pagano. Pero… ¿quién era José? Un hombre consagrado 100% a Dios y comprometido con su fe.

- No obstante esta libertad, el riesgo es muy grande. El peligro que se corría era que las parejas que no eran de la misma fe podían desviar el corazón de los hijos de Dios (Jezabel y Acab, por ejemplo, o las esposas paganas de Salomón; cf. 1 Ry. 16:29ss; 1 Ry. 11: 1-10; Deut. 7:3-4.

e. El hecho de que el siervo de Abraham buscó una señal no indica que así tenga que ser siempre. La confirmación de Dios puede darse por medio de una señal específica, pero no necesariamente. En la Biblia existe apoyo para ambos casos. Repetimos: Esta es la excepción de la regla. El contexto nos arroja luz, al saber que Abraham habitaba entre pueblos paganos, y la nación de Israel aún no había sido formada.

3. Lo más acercado a la Biblia es, pues, que, bajo la dirección del Señor, la aplicación de los principios arriba mencionados, y una actitud de compromiso, tengo libertad cristiana para escoger a mi pareja, con la cual me casaré.

PREGUNTAS :
¿Cuál es la edad ideal para tener relaciones sentimentales?
¿Es malo tener 2 o 3 novias al mismo tiempo? Después de todo, no estoy casado aún.
¿Debo tener novios (as) solamente de la Iglesia?
¿Cuánto tiempo debe durar la relación de noviazgo antes de casarse?
¿Son malas las relaciones sexuales antes del matrimonio? Digo, por aquello de comprobar si somos "compatibles".
¿Qué hay sobre las caricias en el noviazgo?

CONCLUSIONES :
• El noviazgo debe ser visto como AMISTAD. La amistad debe ser la base de todo noviazgo, así como también de todo matrimonio.

• No seré legalista al decir que no se valen besitos románticos, o caricias sanas, pero es más placentero si ves a tu chica (o) como tu mejor amiga (o) y su tiempo es invertido a conocerse en alma y espíritu (el cuerpo debe esperar), a través de la comunión.

• Un noviazgo cristiano no es lo mismo que un noviazgo de iglesia. En el primero, además de respeto total, y de amor desinteresado, existen elementos como la edificación, la ministración, la oración mutua, el servicio, etc. Ambos son capaces de buscar tiempo para ellos, SIN SACRIFICAR EL TIEMPO DE DIOS Y DE SU OBRA.
En cambio, en el segundo, el templo sólo es usado para sus fines personales. El templo es sólo un lugar más de sus citas. No hay edificación mutua, ni servicio. No participan de la comunión con el Cuerpo de Cristo por irse al cine, o alguna otra diversión. En este tipo de noviazgo, hay muchas, muchas probabilidades de embarazos prematuros (fornicación, pues).

UNAS PALABRAS FINALES.

El ideal a buscar es el de las relaciones sentimentales de amistad. Una buena amistad asegura un buen noviazgo. Un buen noviazgo asegura un buen matrimonio, el cual es fundamento para una buena familia, y ésta, de una sociedad mejor.

No estés a solas con tu novio (a). El diablo es puerco. No sólo huye de la tentación, sino que NO LAS BUSQUES. Prov. 6:27-28.

Mc Dowell, Van Pelt, y otros aconsejan las siguientes actividades para las amistades sentimentales, para no dar pie a tentaciones innecesarias:

• Paseos por la naturaleza
• Hacer ejercicio
• Tomar lecciones de algún deporte
• Juegos de ping pong
• Leer un libro juntos
• Visitar algún museo, o lugar histórico
• Cocinar juntos para la familia
• Salir a pasear con los padres
• tomar fotografías
• Visitar a un amigo o un enfermo

El propósito de esta etapa (comúnmente conocida como noviazgo) es el conocimiento mutuo. El verdadero amor lleva al compromiso, y éste al matrimonio. No menos. Jacob se enamoró de Raquel, y fue suficiente para comprometerse y lograr su amor. (Gn. 29:1ss). Cualquier otra cosa puede ser pasatiempo, aventura, o una conquista más. ¿Qué quieres ser tú?

Alguien dijo que el tiempo para conocer bien a alguien son 2 años. En ese tiempo se conoce el alma y el espíritu de la persona. Sólo faltaría el cuerpo. Y esto es para el matrimonio.

Para las chicas: Por la cultura, ustedes tiene la última palabra. Normalmente somos los hombres quienes enamoramos a las chicas y les pedimos que sean nuestra pareja, pero esto sólo se concreta si ustedes nos dan el "sí". Este es mi consejo: NO TE CONFORMES CON CUALQUIERA. Piensa en grande. No te hablo de tu "príncipe azul", sino de un chico consagrado, respetuoso y que te ame desinteresadamente. ¿Qué quieres para ti y los tuyos en el futuro? Eso depende de tus decisiones y acciones presentes. ND
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados