Encaminando los hijos hacia Dios

Un determinado estudio reveló que cuando la madre y el padre frecuentan regularmente las reuniones de la iglesia, un 72 por ciento de sus hijos permanecen firmes delante de Dios.

Si solo el padre frecuenta regularmente las reuniones, un 55 por ciento de los hijos permanecen fieles. Si apenas la madre frecuenta las reuniones, solamente un 15 por ciento de los hijos permanecen en la iglesia. Si ni la madre y ni el padre frecuentan regularmente los servicios de la iglesia, solo un 6 por ciento permanecen. Las estadísticas hablan por sí mismas. El ejemplo de los padres es más importante que todos los esfuerzos de la Escuela Bíblica. (Warren Mueller)

¿Por dónde están caminando nuestros hijos? ¿Qué ellos han hecho? ¿Cuáles son sus propósitos? ¿Están ellos colocados en el altar del Señor, gozando de Su protección y Sus bendiciones?

Muchas veces nos angustiamos por el hecho de que nuestros hijos estén caminando lejos del Señor. A veces les vemos envueltos con malas compañías y vicios. Pedimos a Dios que les liberte, que les haga reencontrar el camino de la salvación, que les transforme completamente, que les devuelva la alegría de vivir. Y lo qué, más nos entristece, es saber que somos responsables, en gran parte, por la situación en que se encuentran.

Cuando los pudimos estar conduciendo para la iglesia, nos preocupábamos por otras prioridades. Cuando ellos pedían para que les llevásemos a la Escuela Bíblica, inventábamos una disculpa cualquiera para no ir. Cuando pedían para participar de alguna programación interesante, decíamos que aquello era tontería y que había cosas más interesante a hacer.

Fueron enfriando, desalentando, olvidando… Ellos crecieron y tomaron nuevos rumbos. Queremos llevarlos ahora al culto, pero ellos no quieren más.

Si nuestros hijos están yendo a las reuniones de la iglesia, no podemos dejar de acompañarlos. Es la cosa más importante de nuestra vida. Es nuestra mayor prioridad. Nosotros les daremos el testimonio, les ayudaremos a crecer en la fe y la fuerza que irán a adquirir en ese período les conducirá, para siempre, en la presencia del Señor de los señores, nuestro Salvador Jesucristo.

“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6).
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados