Prepare a sus hijos para el mundo virtual

Los expertos dicen que quitar Internet de tu casa no es la repuesta. Aunque Internet brinda inmensos recursos educativos para los niños, también esconde un peligro: los abusadores sexuales usan Internet para enmascarar su identidad y cultivar relaciones con niños. De la misma manera que les enseñas a tus hijos cómo enfrentarse a los peligros del mundo real, tienes que prepararlos para la vida en el mundo virtual.

No desconectes. Los expertos dicen que quitar Internet de tu casa no es la repuesta, ya que tus hijos tienen acceso a computadoras en muchos otros lugares. Poner la computadora familiar en un lugar transitado te permitirá monitorear con mayor facilidad las actividades de tus hijos cuando se conectan.

Supera tu tecnofobia. Uno de cada cinco padres y tutores no conocen los códigos ni las claves de Internet, los mensajes instantáneos ni las direcciones de correo electrónico que usan sus hijos. Menos del 5 por ciento de los padres y tutores está familiarizado con abreviaturas de Chat utilizadas comúnmente, tales como PSH (padre sobre el hombro).

Si no te sientes seguro en el plano tecnológico, asiste a un curso o lee un libro para aprender lo básico, y pídele a tus hijos que te enseñen lo que saben sobre computación.

Habla con tus hijos acerca de la seguridad online. Establece normas básicas para el acceso a Internet. Estas pueden incluir cuándo y con qué frecuencia pueden conectarse tus hijos; cómo proteger su identidad; cuándo rechazar una comunicación que los hace sentir incómodos, confundidos o asustados; cuándo consultar con el padre o el tutor antes de encontrarse con personas que conocen a través de Internet, y cómo respetar los derechos de los demás mientras están online.

No tengas miedo de preguntar con quién charlan tus hijos cuando están conectados. Después de todo, tú no dejarías que tus hijos fueran a la casa de otra persona sin saber quién es.
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados