Devocionales - ¿Quieres crecer?

Hace algunos años conocí a un creyente rebosante de alegría. Por desdicha las cosas cambiaron. Me dice que aún lee la Biblia, pero sin interés y casi siempre los mismos versículos. En realidad se halla en un estado de estancamiento.

Decepcionado y aun avergonzado por la falta de profundidad de su vida espiritual, aspira a llegar a ser un cristiano adulto, equilibrado, que conoce a Dios y obra para agradarle.

Para ello no hay que buscar de un lado a otro: la Escritura contiene los secretos de la madurez cristiana, y éstos están a su alcance.
Si nuestro cristianismo es pobre, se debe a que tenemos una triste opinión de Cristo. Tendemos a olvidar la majestad del Señor de la creación y de la Iglesia. La única actitud conveniente ante él es la adoración. Hemos perdido de vista la victoria de Cristo sobre el mundo y su jefe: esta victoria nos es ventajosa, ya que estamos unidos a él.
Necesitamos una visión más amplia y profunda de Jesucristo. La única manera de adquirir esta percepción clara y viva de su persona es leyendo la Palabra de Dios, que es como un prisma a través del cual la luz de Jesucristo se descompone en maravillosos y variados colores.

Nos da un glorioso retrato de él. Entonces, por medio del Espíritu Santo, podemos contemplarle y encontrarle como una persona viva que nos llena de gozo con su presencia.

Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. 2 Pedro 3:18
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados