Devocionales - Cristo en el misterio de la cruz

Nacida en una familia judía practicante, Edith Stein se alejó de la fe de sus padres y finalmente se hizo atea. En 1917 asistió a las exequias del filósofo Reinach, uno de sus colegas y amigos. Entonces fue a visitar a su viuda, Anna Reinach. Esto no fue fácil para Edith, quien se sentía incapaz de expresar palabras de consuelo. Sin embargo, durante este encuentro, los papeles se cambiaron. En medio de su tristeza, la viuda Anna Reinach fue capaz de transmitir a Edith algo de los consuelos de la fe cristiana.

Más tarde Edith habló de esta visita, diciendo: «Era mi primer encuentro con la cruz y con la fuerza que trasmite a quienes la llevan. Por primera vez vi muy claramente la Iglesia nacida del sufrimiento redentor de Cristo en su triunfo sobre la muerte. En ese momento mi incredulidad se desplomó y Cristo empezó a brillar para mí; Cristo en el misterio de su cruz».

La incredulidad había sido una pared que ocultaba a Edith el sentido y el misterio de la cruz de Jesucristo, lugar en donde se descubre el amor de Dios. Ella recibió y vivió ese amor de una manera excepcional.
Los sobrevivientes de Auschwitz (campo de concentración donde fue asesinada) dieron testimonio del amor y de la compasión que ella mostró hasta el final hacia sus compañeros de infortunio. Su búsqueda apasionada de la verdad, su decisión por Cristo, son un llamado y un aliento muy fuertes para confiar en el amor victorioso de Dios.

Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados