Líbrate del engaño

El Dios del universo se nos apareció encarnado como el hombre Jesucristo, con un propósito en la plenitud del tiempo y nos reveló su naturaleza divina. De una manera clara y sencilla nos dio su plan de salvación que implica creer y confiar en Jesús como el Dios encarnado.

El Hijo del Hombre no realiza ningún cargo por su obra, usted no necesita métodos de vio-retroalimentación y auto-programación para transformar su ser interior. “Cree en mí y cambiaré tu ser, te haré una nueva persona y te daré abundante esperanza”

El propósito de diablo es corromper la creación de Dios, hacer del hombre un ser degenerado al romper su relación con Dios. Ya lo hizo en el Edén y ahora lo está haciendo en el presente.

Al corromper el conocimiento del hombre del plan de salvación de Dios, al crear otros sistemas de creencias, al promover el ocultismo, al envilecer al hombre, el mundo destruye nuestra relación con Dios. Hay tanto polvo regado por el aire, que el Hijo no puede ser visto y se cumple el propósito de expandir el engaño sobre los que no son salvos, la idea de que la libertad da derecho a decidir sobre su persona y sobre los demás directa o indirectamente. Se puede apreciar cómo la juventud hoy ya toma posiciones que contradicen los valores naturales, por el solo hecho que la libertad que se han adjudicado ha sido infundada por engaños de quien ha querido corromper la hermosa voluntad del Creador.

De igual forma las familias hoy optan por tener “libertad” y hacer de ésta la excusa perfecta para no cumplir con los principios naturales de la institución que por Dios fue creada. La Libertad en Cristo es creer, conocer, y hacer Su voluntad.

Hoy la imitación de familia y la aceptación de sus acciones dictan muy lejos de la voluntad del Creador. Somos muy vulnerables a la imitación cuando hablamos de asuntos que se basan en lo espiritual y de parte de la verdad de Dios.

Si no tenemos un marco de referencia como el que nos ofrece la perspectiva bíblica, aun el más vehemente ateo puede ser víctima del engaño, especialmente el ateísta, por que puede ser impresionado por cualquier enseñanza que no puede explicar. Una sociedad como la nuestra que durante muchos años ha negado lo sobrenatural, es presa fácil de la imitación.

Pablo escribe a los colosenses Col: 2:8- “que nadie te engañe…” “según las tradiciones de los hombres”… Hoy nos causa daño el ver y oír como utilizando el nombre del Señor Jesús nos quieren llevar por caminos trazados con falsas enseñanzas.

Nuestra convicción y atención debe estar centrada en cual es la voluntad y forma que Dios desea para nosotros.

Su eterno amor y misericordia nos ha dado la libertad para vivir una vida plena, encontrándola cuando nuestra vida se basa en una relación estrecha con Dios por medio de Nuestro Señor Jesucristo… Ptor. Adhemar Charlin
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados