Cómo resistir la tentación?

La palabra en Santiago 4:7 dice claramente: “Someteos pues a Dios, resistid al diablo y el huirá de vosotros”. Muchos sabemos que el enemigo no se presenta en carne y hueso para tentarnos (Aunque a algunos sí) pero siempre busca dardearnos con malos pensamientos para que los efectuemos y caigamos en su trampa que por lo general siempre es la misma.

Hay dos maneras de resistirle al enemigo:

Someteos a Dios:

La obediencia a Dios trae bendición, cuando estamos sujetos a Dios la obediencia se nos hace mas fácil y por consiguiente el enemigo tiene q huir.

¿Cual es el problema del cristiano que deja que los pensamientos o ideas diabólicas entren en su corazón? Cuando piensan mucho en ello terminan llevándolo a cabo. Por eso dice la biblia: “la carne para nada aprovecha” antes bien debemos ocuparnos en lo espiritual y buscar las cosas que si conviene pensar.

Debemos siempre orar, velar y leer la Biblia para que nuestros sentidos no se extravíen de la sincera fidelidad a Cristo y estemos fortalecidos en la fe.

La palabra “someter” quiere decir dominar, nosotros debemos dejar que Cristo domine nuestra mente y corazón, pues en Cristo tenemos mente nueva no terrenal y a limpiado nuestro corazón para poderle ver.

¿Cómo me someto al Señor?

Sometidos unos a otros en el temor de Dios (Ef. 5:21)

Sometidos a las autoridades superiores (Rom. 13:1, 1Pe. 2:13-15)

Guardando los mandamientos (Jn. 14:21)

Amándonos mutuamente (1Jn 4:7-8)

Con Fe (He. 11:6)


Resistid al diablo:

Cuando satanás tentó a Jesús de todas las formas, satanás se dio cuenta de algo: Jesús decía y hacia. Resistir al diablo no sólo es declarar la palabra sino creerla y ponerla por obra.

Muchos oran y oran, declaran y declaran pero a la hora de la tentación todo lo que ellos decían no les sirve y eso es porque nunca han puesto en práctica su fe ni el poder del dominio propio que Dios le a dado a sus hijos.

Jesús se paro firme en su fe y lo que el decía lo hacia, no veo a Jesús medio arrodillado diciendo al “Señor tu Dios solo adoraras…” No podemos ser de doble ánimo.

El enemigo no toma en los dichos de nuestra boca, decimos “Amo a Jesús” pero con los hechos lo estoy negando. Ahí es cuando la palabra se hace ineficaz y después de la caída quedamos desalentados y pensamos que somos fracasados.

El Hijo de Dios a recibido poder para pisotearle la cabeza el diablo y es “Somos mas que vencedores en Cristo Jesús” y “Todo lo puedo en Cristo Jesús que me fortalece”

Cuando el enemigo vea que lo que decimos lo hacemos por torpes que fuéremos no tendrá nada en nosotros y tendrá que huir por 7 caminos. Ps. Israel
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2012 All Rights Reserved | Portal Evangélico Tiempo de Esperanza | Derechos Reservados