La importancia de la Palabra en el Mes de la Biblia

La Biblia, durante muchos siglos, ha sido considerada por millones y millones de personas como el libro más importante que se haya publicado jamás en todo el mundo.

Ha sido el éxito de librería número 1 a través de la historia.

Isaac Newton llegó a la conclusión de que “Hay más señales seguras de autenticidad de la Biblia, que en cualquier historia profana.

George Washington afirmaba que “es imposible gobernar al mundo con justicia, sin Dios y sin la Biblia.

Abraham Lincoln creía que la Biblia es el mejor regalo que Dios jamás haya dado al hombre. Todo lo bueno del Salvador del mundo se nos comunica a través de este libro.

A pesar de todo lo que se diga, la Biblia misma afirma ser más que el libro más grande que se haya escrito. Sostiene que es la propia Palabra de Dios, una revelación de Dios a los hombre.

Las afirmaciones de grandes hombres, literatos, estadistas, escritores, etc., etc. De que la Biblia es la Palabra de Dios, evidencia la verdad más intrínseca de su fuerza y su obra grandiosa.
La Biblia no contiene «La Palabra de Dios», la Biblia es «La Palabra de Dios.»

La Biblia es de carácter único, no hay otro libro en el mundo igual a ella. De ella emana la esencia de Dios. En ella encontramos la sabiduría de Dios expresada en términos de sanidad, consuelo, guía, conocimiento, amor, esperanza, justicia, etc., etc. Es el libro más completo por traer todo los tratados del mundo. Sus palabras restauran, regeneran y elevan el espíritu humano hacia su Salvador. En ella están las mejores piezas oratorias que se hayan hecho jamás; como el Sermón del Monte con “Las Bienaventuranzas” y “El Padre Nuestro”. Los libros poéticos por excelencia como Salmos y Cantares. El libro de dichos y proverbios más completo como el libro de proverbios de Salomón. Y así, hasta cubrir todas las Escrituras, podríamos seguir nombrando su excelencia.

La Biblia es el libro más útil de la tierra por ser inspirada divinamente. En 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. Inspirada es una traducción del griego que quiere decir “procedente del aliento de Dios”, así que el origen de las Escrituras es Dios, y no el hombre. Éste solo fue el instrumento de Dios.

En 2 Pedro 1:21 dice así: “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. La inspiración significa que “Dios Espíritu Santo obró de un modo sobrenatural y único, de tal manera que las palabras escritas por los autores de la Biblia también fueron palabras de Dios.

El control de Dios siempre estuvo con ellos, los autores, en sus escritos y su resultado fue la Biblia, La Palabra de Dios en palabra de hombre.  Por Mery Guevara
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados