La importancia del buen dormir

Preocuparnos del buen dormir parece obvio, pero muchos lo descuidamos por el trabajo, la familia o la diversión. Sin embargo, todos necesitamos del buen dormir: desde un lactante, hasta una persona mayor. Lo único que varía, son las horas requeridas para este proceso.

La importancia del sueño es vital en la consolidación de la memoria y de demás funciones cognitivas. También posee un objetivo restaurador, que nos da la sensación de haber descansado lo suficiente como para sentirnos en condiciones óptimas para enfrentar la siguiente jornada. Además, influye en nuestras habilidades cognitivas y sicomotoras.

Por ejemplo, si una persona no ha dormido bien equivale a que hubiera ingerido alcohol. Su motricidad fina se verá considerablemente mermada y no seremos capaces de realizar actividades que, en condiciones normales, desarrollaríamos exitosamente.

Es primordial gozar de un buen dormir. Si no se lleva a cabo este proceso, tendremos problemas con nuestra atención, concentración y rendimiento, además de tener dificultad a la hora de tomar decisiones o emitir un juicio. También empeora nuestra calidad de relación con nuestros pares.

Aquellas personas que se privaron del sueño, requerirán de una mayor motivación para realizar una tarea, ya que al trasnochar se pierden considerablemente las energías. Aún pudiendo cumplir con la tarea, ésta no se podrá mantener en forma sostenida e intensa.

Pero, ¿cuánto se debe dormir para tener un descanso reponedor? Lo adecuado para no tener este déficit atencional en nuestras labores diarias, es dormir a lo menos 8 horas. De esta manera no correremos el riesgo de sufrir apnea ni otro tipo de complicaciones médicas que se dan a largo plazo como diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

Patologías que afectan el buen dormir
Si usted sufre de ronquidos, siente que su respiración se detiene durante el sueño o presenta una somnolencia diurna excesiva, lo mejor es acudir a un especialista. Una buena razón para preocuparse sería el hecho de notar problemas en conciliar o mantener un buen dormir durante un periodo prolongado de tiempo y otra razón importante es cuando la misma persona o su pareja note cualquier trastorno durante el dormir, como por ejemplo apneas, ronquidos o movimientos que vayan asociados a molestias durante el día.

Consejos para conciliar el sueño
Para lograr un sueño reparador, es preciso determinar las horas que requerimos para una buena noche de descanso. Si sabemos que dormiremos menos de las horas que necesitamos, nos predisponemos a estar cansados y de mal humor. Es fundamental limitar las actividades que realizamos en nuestro dormitorio. Allí no es bienvenido el televisor, el notebook, ni las preocupaciones o responsabilidades que quedaron pendientes.

Otra elemento importante es que a la hora de dormir, lo realicemos exclusivamente en la habitación que está determinada para ello. Es importante que ésta sea confortable, bien ventilada, con una temperatura adecuada y que cumpla con la oscuridad y tranquilidad necesarias para favorecer el reposo.

Por último, debemos observar constantemente la condición de nuestro colchón, ya que este es fundamental a la hora de dormir. Después de todo, es allí donde pasamos un tercio de nuestras vidas y logramos reponernos y sentirnos saludables para el día siguiente. Por Jorge Guzmán B.
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados