Reflexiones - La lengua: nada mejor y peor

Un mercader griego y rico quería dar un banquete con comidas especiales.

Llamó a su esclavo y le ordenó que fuera al mercado a comprar la mejor comida.

El esclavo volvió con un bello plato cubierto con un fino paño.

El mercader removió el paño y asustado dijo:
- ¿Lengua? ¿Es éste el plato más delicioso que encontraste?

El esclavo, sin levantar la cabeza, respondió:
- La lengua es el plato más delicioso, si señor.

Es con la lengua que usted pide agua, dice "mamá", hace amistades, conoce personas, distribuye sus bienes, perdona. Con la lengua, usted conquista, reúne a las personas, se comunica, dice "Dios mío", canta, cuenta historias, guarda la memoria del pasado, hace negocios, dice "yo te amo" y habla bien.

El mercader, no muy convencido, quiso testear la sabiduría de su esclavo y lo envió nuevamente al mercado, ordenándole que trajera el peor de los alimentos.

Volvió el esclavo con un lindo plato, cubierto por fino tejido que el mercader retiró, ansioso, para conocer el alimento más repugnante.

- ¡Lengua, otra vez! dijo el mercader, espantado.

- Si, lengua, dijo el esclavo, ahora más altivo.

Es la lengua que condena, separa, provoca intrigas y celos. Es con ella que usted blasfema y manda al infierno. La lengua expulsa, aísla, engaña al hermano, responde a la madre, ofende al padre...

La lengua declara guerra. Es con ella que usted pronuncia la sentencia de muerte.

No hay nada peor que la lengua y no hay nada mejor que la lengua. Depende del uso que Ud. haga de ella.

Y sin esperar respuesta, el siervo hizo una reverencia y se retiró.

Salmos 141:3 Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.
Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2008-2015 All Rights Reserved | Portal Evangélico Sitio de Esperanza | Derechos Reservados