Pensamientos para meditar y reflexionar

Una selección de pensamientos cristianos para aplicarlos a la vida cristiana.

Educar no es dar una carrera para vivir, sino, templar el espíritu para triunfar en las dificultades que nos da la vida.

La paciencia es una sabiduría; el que sabe esperar siempre gana; los arrebatados ya están vencidos, antes de haber empezado la carrera.

Los que leen mucho, saben mucho; pero, los que piensan y meditan, y también reflexionan y recapacitan, a veces, saben mucho más.

El conocimiento y la perfección, no tienen límites ni jamás lo tendrán; ninguna tarea grande se hizo sin esfuerzo; quien quiera evolucionar y lograr la perfección, que cultive la paciencia y la perseverancia.

En toda nación hay problemas que solucionar; en todo hospital hay heridas que curar; en toda hermandad hay mucho trabajo por hacer; y en todo buen corazón esta el poder para hacerlo.

Las tres cosas mas difíciles de esta vida, son: saber guardar un secreto, disculpar una ofensa y aprovechar el tiempo estudiando y trabajando.

Qué digo, a quién lo digo, cómo, dónde y cuándo lo digo; esto es lo que todo hombre prudente debe de considerar siempre antes de hablar.

La vida es una constante lucha; desde que nacemos hasta que morimos; debemos ir siempre adelante en el combate dejando huellas de ejemplo para las futuras generaciones.

Luchemos por la justicia, aunque nos persigan; luchemos por la igualdad, aunque nos torturen; luchemos por la libertad, aunque nos encarcelen; luchemos por la verdad, aunque nos cueste la vida; pero, sobre todo, luchemos por el conocimiento y la perfección que nos conducirán hasta la morada de nuestro Padre Celestial.

Siempre tengamos presente que las grandes y nobles empresas, se hacen realidad en base de muchos esfuerzos y sacrificios.

Recordemos que una vela prendida, podra prender cien mil velas apagadas; pero cien mil velas apagadas, jamás podrán prender ni una sola vela.

Cuanto más conocimiento tengamos, más compromiso tenemos de enseñar; porque el conocimiento es universal y debe ser compartido con todos y para todos.

Si habiendo oportunidad no la aprovechamos, en vano la esperaremos cuando ya haya pasado.

Nunca debemos decir, lo que tenemos que callar; y nunca debemos callar, lo que tenemos que decir.

El hombre no muere cuando deja de existir; sino, cuando deja de tener Fe en Dios.

No olvidemos que la acción es después del pensamiento; por lo tanto: primero pensemos y luego actuemos.

Todo grande empezó siendo pequeño; y lo que nació grande, perdió el mérito de la verdadera grandeza.

Tengamos presente, que una de las causas de la soberbia, es el amor propio desmesurado; muchos se arriman a esta soberbia para compensar su falta de meritos; no caigamos en este humillante pecado.

Meditemos nuestra decisión, pero aprendamos a ser rápidos; pues la rapidez es factor esencial del triunfo y la victoria.

Si aceptamos un buen consejo y lo aplicamos, estaremos aumentando nuestras posibilidades...

Lo que damos tiene que ver con lo que somos en realidad.

Hay que hacer lo que decimos Ser.

Los que sienten pena solo manifiestan lástima. En cambio, los que tienen compasión hacen algo al respecto. Los compasivos ponen sus oraciones en movimiento y traducen sus palabras en actos de bondad.

Las pequeñas obras realizadas son mejores que las grandes obras planeadas ". - Peter Marshall.

El amor es un don de Dios, quien lo rechaza muere en vida, quien lo acepta vive para siempre.

El optimista ve de la rosa, la rosa y el pesimista la espina.

Jamás se descubre mejor un hombre que sabe poco, que cuando habla mucho.

No dejes ir los segundos, con ella se van las horas, los días, los años... y la vida misma.

Compartir Compartir:

Entradas Similares Interesantes:
 

Copyright 2012 All Rights Reserved | Portal Evangélico Tiempo de Esperanza | Derechos Reservados